Asisge

Noticias

¿Qué es el consumo responsable y solidario?

¿Qué es el consumo responsable y solidario?


Consumo responsable implica consumir menos eligiendo solo lo necesario y sin dejarse llevar por el impacto publicitario y la generación de necesidades que este provoca. Más allá de escoger los productos y servicios en base a su calidad y precio, es conveniente tener en cuenta los criterios ambientales, sociales y éticos de las empresas que los elaboran.

El consumo responsable implica pensar en los efectos que tiene la compra de ciertos productos en la sociedad y en el medio ambiente

En sectores como el textil, es conocido que algunas compañías contribuyen al trabajo esclavo en países asiáticos, contratando a niñas y adolescentes en ambientes insalubres, sin contrato y sin derechos básicos como la prestación económica en caso de enfermedad o la afiliación sindical.

Pero la responsabilidad no solo queda en manos de las empresas: los consumidores tienen el poder de favorecer un consumo más ético y solidario. Para ello, se ha de pensar en los efectos que tiene la compra de ciertos productos en la sociedad y en el medio ambiente, conociendo cómo han sido los procesos de elaboración, materiales con los que se fabrican y su impacto en el entorno.Imagen: danr135 claves para un compra responsable

Hágase algunas preguntas antes de consumir. ¿Necesito lo que quiero comprar? ¿Es una compra compulsiva? ¿Cuántos tengo ya? ¿Cuánto lo usaré? ¿Cuánto me durará? Lo mismo habría que cuestionarse al hacer la compra semanal para evitar el desperdicio de alimentos.
Piense en el tipo de comercio al que se quiere favorecer. Siempre es mejor consumir productos de proximidad, ecológicos o de comercio justo, productos naturales y productos reciclados son las mejores opciones medioambientales y sociales.
Pregunte acerca del producto y sobre las repercusiones sociales y medioambientales durante su fabricación. Está en su derecho de pedir información. No olvide que detrás de cada producto hay personas y familias que lo elaboran. También hay diferentes formas de producción que contribuyen a preservar la naturaleza.
Busque alternativas que minimicen la explotación de los recursos naturales, que le permitan ahorrar y ser ecológico. Entre otras están el consumo colaborativo, los intercambios, la compra de segunda mano, la reparación o la reutilización.
Haga un buen mantenimiento de las cosas y, al terminar su vida útil, tenga en cuenta las posibilidades de reciclar los materiales de los que están hechas.Imagen: Wavebreakmedia5 propuestas solidarias para un consumo solidario

No al desperdicio de alimentos. Según la Comisión Europea, cada año se desaprovechan más de 1.300 millones de toneladas de alimentos en todo el mundo. Esta realidad se podría evitar si los hábitos de compra y consumo fuesen más comprometidos. #ComparteLoQueImporta es la campaña de Manos Unidas, iniciada hace tres años, que reclama mayor acceso a los alimentos, una producción más sostenible y propuestas contra la pérdida y el desperdicio de alimentos.
Exigir transparencia a las principales marcas de calzado y empresas textiles para que cumplan los derechos laborales. La Campaña Ropa Limpia puesta en marcha por Setem busca colaboradores que hagan llegar sus mensajes y reivindicaciones, firmas urgentes para presionar la toma de decisiones de algunas compañías textiles y donantes para mantener la campaña activa.
Comprar regalos para cambiar las cosas. Es la propuesta que hace medicusmundi con su original Mundibox, una caja de experiencias similar a las del mercado, con la novedad de que todas las actividades que ofrecen han sido donadas por empresas, ONG o personas voluntarias.
Consumir de una forma más ética. A través de la guía 'Trucos para una vida eco-friendly' que publica Oxfam Intermón, se puede aprender a ser un consumidor responsable, evitar el desperdicio alimentario y practicar un ocio sostenible.
Viajar de forma más sostenible, solidaria y alternativa. Se puede hacer turismo de la mano de entidades como Tumaini, que organiza viajes solidarios favoreciendo el encuentro entre personas voluntarias y recaudando a su vez dinero para proyectos educativos y medioambientales.

http://www.consumer.es/web/es/solidaridad/economia_solidaria/2018/02/15/225782.php

RegresarRegresar